La Vall d’Arán la tenemos en el pirineo Catalán y es sitio obligatorio si quieres verte envuelto entre la belleza más pura y perfecta de nuestra madre naturaleza. La última vez que pude subir fue en 2014 y aquí va mi pequeña crónica.

Con 26 años que tengo ya he estado en más de seis ocasiones, y este año voy a volver, estoy convencido. Es un lugar que lejos de cansarte, cada vez te gusta más y más vayas en la época del año que vayas.

Conoce Vall d’Arán

Baquèira i Beret
Baquèira i Beret

La Vall d’Arán es hermosa, espectacular, mágica, brillante. Nosotros nos alojamos en un hotel de Vielha con alojamiento + desayuno, el resto del día íbamos a estar disfrutando del paisaje.

El viaje fueron cuatro días en los que dio tiempo a disfrutar de las dos partes del valle.


Primer día

Nada más llegar nos dirigimos a Artiga de Lin, lugar en el cual no aparece en la mayoría de los mapas y que si queremos acceder hasta el valle más profundo deberemos de hacerlo fuera de la temporada hivernal.

Es un lugar mágico, desde el cual podemos ver el Aneto y el Maladeta.

En este valle se respira la tranquilidad absoluta. El único sonido es el de la naturaleza que te envuelve en 360 grados. Lugar que no parece estar cerca de cualquier civilización.

Volviendo de Artiga de Lin, pasamos por Uelhs deth Joèu desde donde nace un rio envuelto en una serie de cascadas.

Esa noche cenamos en Vielha y nos dirigimos para el hotel posteriormente, estábamos cansados.

Segundo día

El Parque Nacional de Aigüestortes tiene dos valles que hay que visitar. El primero de ellos fué la parte más turística y más conocida por la mayoría. El Estany de Sant Maurici hasta llegar a Amitges con un Jeep que cogimos en la población de Espot.

Cabe decir que si subimos entre los meses de septiembre-principios de mayo no podréis subir hasta Amigues en Jeep debido al alto volumen de nieve del lugar. Siempre podremos subir a pie.

La ruta en Jeep era. Estany d’Amitges (2.400m de altitud) — Estany de la Ratera — Estany de Sant Maurici.

Al descender de Aigüestortes y de camino hacia el Hotel, pasamos por Salardú para hacer una visita turística rápida.

Tercer día

El tercer día aprovechamos para subir a Aigüestortes por el otro lado del Valle. Así que sobre las 10:30h llegamos a Boí desde donde comimos el Jeep que nos llevó hasta el Planell d’Aigüestortes.

Al llegar allí iniciamos a pie una ruta hasta el Estany de la Llebreta. Nos sentimos con fuerzas y subimos hasta el Estany de Llong y Estany Redó. Fué duro pero mereció la pena.

Esta parte del valle me gustó muchísimo más. Un paisaje mucho más variado, salvaje y espectacular. A la bajada subimos hasta las pistas de esquí de Boí-Taüll para hacer unas cuantas fotografías.

Ese día recuerdo que acabamos hundidos de tanto andar. Llegamos molidos al hotel.

Cuarto y último día

Teníamos que aprovechar el último día de estancia y nos levantamos sobre las 7 de la mañana. Después de desayunar para coger fuerzas, nos dirigimos hasta el Salt del Pish, un lugar magnifico desde el cual nacen unas cascadas naturales y con mucha suerte podemos observar alguna que otro Oso, no fue nuestro caso gracias a dios.

Después nos dirigimos de nuevo al hotel para recoger el equipaje. De bajada nos paramos en el Pla de Beret. Estábamos en mitad de las pistas de Baquèira Beret en pleno verano.

Cogimos el único telesillas abiertos durante el verano para subir hasta el Cap de Baquèira. Recuerdo mucho frío y viento. recalco que estábamos en agosto. recuerdo también que la gente subía con ropa de Ski incluso, y nosotros íbamos en manga corta, como unos valientes.

Después de pasar un buen rato de frío, cogimos el coche y pusimos fin al viaje.

Álbum fotográfico del viaje

Val d'Arán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás también te gustaría
Leer más 1

Viaje a Boston, Massachusetts

Durante mi viaje a Nueva York que realicé el pasado mes de abril , también pude hacer una escapada para visitar Boston (Massachusetts)…