iPhone X, análisis de mi próxima elección

El iPhone que Steve Jobs siempre había deseado, diseñado y soñado, por fin se hace realidad en gran medida en 2017 con la presentación del nuevo iPhone X.

Apple presentó el pasado martes 12 de septiembre en el Teatro Steve Jobs del nuevo Apple Park, su nueva gama de productos, entre los que se encuentran los perfeccionados iPhone 8 y iPhone 8 Plus, y el producto estrella y más esperado, el iPhone X “Ten”.

El iPhone que durante tantos años deseaba tener en mis manos, por fin está a punto de hacerse realidad, solamente debemos esperar unas cuantas semanas más.

iPhone 8 y 8 Plus

Vamos primero al iPhone cuyo diseño se merece un 11 sobre 10. Un diseño que han ido puliendo en los últimos años hasta conseguir la perfección y la pureza que solamente Apple es capaz de lograr.

Los nuevos iPhone 8 y 8 Plus no tienen mucho que envidiar al iPhone X, ya que comparten gran parte de las especificaciones, dejando aparte el diseño exterior, FaceID y la pantalla OLED.

Considero a estos nuevos iPhone, el terminal que deberíamos escoger en esta generación. Un iPhone maduro, puramente acabado y perfectamente pulido, algo que no encontraremos en el iPhone X al tratarse de una primera versión en la que a pesar de ser bastante arriesgada, su diseño deja algunas dudas que no acaban de gustar a algunos.

En España, el iPhone 8 puede conseguirse desde 809 € mientras que el 8 Plus desde 919 €, bastante alejados del excesivo precio del “X”. Además, podremos tenerlo a partir del viernes que viene, con un sistema de reservas ya habilitado.

iPhone X, mi próximo iPhone a pesar de todo

Sí, tengo claro que el iPhone 8 Plus es el terminal perfecto, pero yo quiero arriesgarme, quiero más, quiero el iPhone sin marcos ni botón Home que tanto tiempo he deseado.

Que sea una primera versión no signifique que sea arriesgarse, pero sí que no estamos ante un producto acabado y pulido como comentaba anteriormente.

  • Aspectos positivos

iPhone X es una evolución necesaria y que muchos usuarios pedíamos a gritos desde hace ya varios años, cuando la competencia empezaba a innovar en ese aspecto.

No todo se queda en un diseño exterior encantador, ya que gracias al nuevo SoC A11 Bionic, consigue desbancar no solamente a la competencia, sino que supera en potencia incluso al MacBook Pro (2017), algo totalmente increíble.

Del diseño, algunos critican duramente la pestaña superior, pero a nivel personal me gusta, y creo que le da un toque único. ¿Hubieráis preferido toda la parte superior sin pantalla? Yo desde luego, no.

El FaceID es otra de las tecnologías que quiero comprobar en persona, pero estemos seguros que si Apple decide suprimir una tencología por otra, es para mejorar y no para empeorar.

  1. Aspectos negativos

 

El precio lo considero excesivo, yo y la gran mayoría. Apple ya sabemos como hace el cambio dólar-euro, pero con esta generación ya han pasado el límite, 250 € de diferencia ya habiendo sumado impuestos.

Otro aspecto que se está criticando es el hecho de que un terminal de 1.159 € o 1.359 €, no incluya el cargador que permite la carga rápida. Es difícil entender que por un esfuerzo en eliminar físicamente algunos botones del terminal, y querer suprimir también los cables que tanto molestan en nuestros dispositivos, -como por ejemplo con el lanzamiento de los AirPods o el Dock de carga inalámbrica-, se siga añadiendo unos EarPods con cable, en lugar de unos auriculares acordes con el iPhone más exclusivo y premium de la compañía, algo que me parece una pésima y errónea decisión.

Estaremos de acuerdo en que sí, una empresa está para hacer dinero, pero no para aprovecharse de sus clientes. Por ejemplo y repito, no puedes añadir al iPhone la carga rápida e inalámbrica (ya era hora), y vender el cargador por separado a un precio además excesivo, o pretender eliminar cables pero incluir unos EarPods, ya que si quieres una experiencia completa tocará pasar siempre por caja.

Un iPhone con este precio no puede dejar como extra la carga rápida o unos auriculares más acordes, no digo tampoco AirPods.

Entonces, ¿por qué elijo el iPhone X?

Hay que ser crítico para aceptar la realidad de un producto. Que alguien critique no significa estar en contra, sino dejar claro qué puntos disgustan a un cliente fiel con tal de que la compañía pueda rectificarlos en un futuro.

Aún sabiendo que el iPhone 8 es el terminal perfecto, apuesto por el iPhone X por su innovación, su increíble pantalla OLED y su tamaño más que perfecto para volver a usar un iPhone con una sola mano, una sensación totalmente diferente que no sentiría comprando un más que perfeccionado iPhone 8 Plus.


Hemos estado esperando durante mucho tiempo este iPhone, pero es curioso como ahora se hace eterno pensar que hasta el mes de noviembre no podremos disfrutarlo, fecha que realmente está a la vuelta de la esquina.

¿Y vosotros cual elegiréis?

3 comentarios
  1. Lorem Ipsn gravida nibh vel velit auctor aliqunean sollicitudinlorem quis bibendum auci elit consequat ipsutis sem nibh id elit. Duis sed odio sit amet nibh vulputate cursus a sit amet mauris. Morbiaccumsan ipsum velit. Nam nec tellus a odio tincidunt auctor a ornare odio. Sed non mauris vitae erat consequat auctor eu in elit. Class aptent taciti sociosqu ad litora torquent per conubia nostra, per inceptos himenaeos. Mauris in erat justo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás también te gustaría